FSSPX Actualidad

Moralidad del voto a los candidatos menos indignos

Octubre 06, 2017
¿Qué actitud tomar ante la mentira de la democracia actual, que nos llama a elegir entre candidatos malos, peores y pésimos, contrarios todos a nuestras más fundamentales convicciones, para luego felicitarnos porque ejercemos la “soberanía popular”?

Acercándonos nuevamente a elecciones en nuestro país y ante la terrible corrupción de las autoridades en todo el mundo, recordamos los principios morales a tener en cuenta a la hora de presentarnos ante las urnas.

En este artículo se hace exposición de una discusión doctrinal habida en España a comienzos del pasado siglo, con motivo de las elecciones municipales, zanjada por la intervención de San Pío X. El problema que se les presentó entonces a los católicos españoles, es el mismo que, en circunstancias cada vez peores a medida que avanza la corrupción política y social, se les presenta hoy a los católicos del mundo entero: ¿Qué actitud tomar ante la mentira de la democracia actual, que nos llama a elegir entre candidatos malos, peores y pésimos, contrarios todos a nuestras más fundamentales convicciones, para luego felicitarnos porque ejercemos la “soberanía popular”? El problema es hoy aún más complejo, y al publicar este artículo no pretendemos resolverlo. Quisiéramos dejar muy claro que la finalidad que perseguimos al pedirle esta relación al autor –hijo querido de nuestro Seminario– no es alentar la participación de los católicos en la farsa electoral, porque si hay algo que fue llevando a los Estados cristianos a la catástrofe en la que nos hallamos, fue creer imposible la resistencia a los dogmas republicanos de la Revolución. La finalidad inmediata es la que expresa el título del opúsculo: aportar algunas aclaraciones refrendadas por el Magisterio de la Iglesia sobre el difícil problema moral del voto a un candidato indigno. Y la finalidad última y principal, es que –recurriendo a las palabras de San Pío X con que termina el escrito– “tengan todos presente que, ante el peligro de la religión o del bien público, a nadie le es lícito permanecer ocioso”. Porque ante la enormidad del mal, corremos el grave riesgo de renunciar a la acción, por pequeña que ésta sea, por el bien común de la Patria y de la sociedad.

El título escogido para presentar el tema de este trabajo representa una posición concreta de la materia que abordará; no pareciera que esté mal hacerlo así y, con todo, también podría intitularse “Dos artículos y una carta” pues, en realidad, también se trata de eso: por un lado, de dos escritos aparecidos hace ya casi un siglo en una prestigiosa revista católica española, “Razón y Fe”, y por otro, de una carta del Papa San Pío X, las tres focalizando la problemática aludida.

A título liminar, resultaría conveniente formular una advertencia, a saber: que para quien esto escribe, no es del caso convertirse en abanderado de ellas, sino tan sólo arrimar un dato más reputado importante que sirva como elemento de juicio subsidiario para encarar esta espinosa cuestión, con la cual ciertamente tienen que habérselas los católicos contemporáneos.

En esa inteligencia, lo más apropiado será hacer como una especie de relación de los acontecimientos, dejando que sean los hechos, las opiniones y los actores mismos involucrados quienes aparezcan en primera plana, como que es en torno a ellos que gira toda la cuestión.

En la revista “Razón y Fe” (octubre, 1905), el R. Padre Venancio Minteguiaga escribe un artículo 1 anticipándose a las elecciones que iban a tener lugar en la primera quincena de noviembre, señaladas por la apatía y el retraimiento de muchos electores católicos para acudir a las urnas y organizarse para la lucha. Una apatía que se manifiesta por la gran cantidad de abstenciones registradas en elecciones pasadas, pero también signadas por la falta de inteligencia y unión entre ellos.

El redactor señala que

los aciertos o desaciertos en las elecciones de ayuntamientos, no sólo se reflejan en un orden de tanta influencia en el bienestar de los pueblos, como es el orden económico, sino en la paz y tranquilidad y buena policía exterior, y aún en el orden más subido, que es el religioso y moral. Y si no, dígasenos: ¿qué es lo que no se puede temer, por ejemplo, de una mayoría sectaria que, apoderada de un ayuntamiento, no respire más que odio y hostilidad contra la Religión, y que proceda sin escrúpulos, como es consiguiente, en cuanto a la moralidad pública?”

Así, pues, es claro que en su parecer las cualidades de los elegidos representan un factor determinante no sólo en el tipo de políticas que se llevarán a la práctica en el orden natural-material –o económico, como él mismo dice–, sino también y principalmente en el campo de la moral y buenas costumbres públicas.2

De allí que, acto seguido, extraiga la siguiente conclusión:

Dígase lo que se quiera sobre la inutilidad de los esfuerzos hechos en las elecciones, repítase una y muchas veces (y nunca se repetirá lo bastante) que las elecciones no son más que una mentira y una farsa de mal género, háblese (que no faltará materia de hablar) de las coacciones, de los fraudes, de los amaños y chanchullos electorales; decimos que, a pesar de todo eso y a pesar de todas las arbitrariedades y de todos los despotismos caciqueriles, mientras haya alguna manera posible de ejercer el derecho, mientras haya un recurso legal y armas que oponer a las armas de los enemigos y medios para descubrir y poner coto a sus abusos y demasías, es menester que no abandonen la lucha electoral los que sienten arder en su pecho la llama de la Religión y del bien público. Porque el no hacerlo así, es lo mismo que entregar el campo a los enemigos, es decir, a los peores enemigos de la Iglesia y de la sociedad”.

Después de discurrir sobre el imperativo de que los católicos estrechen sus filas, deponiendo las cuestiones personales y sectoriales, en aras de los altos intereses que persiguen, pasa el articulista al fondo del asunto, en una aproximación desde las reglas de la teología moral.

En primer lugar, se esfuerza en establecer que para los católicos el problema de las elecciones constituye lisa y llanamente una “cuestión de conciencia”.

El asunto que tenemos delante no es asunto libre, porque en esto de ejercer el derecho de votar en las elecciones populares se atraviesa de por medio la conciencia. Potestativo como es el ejercicio del derecho individual de elegir ante la ley civil española,3 mientras no se apruebe el proyecto de ley sobre el voto obligatorio, no lo es, ni lo puede ser ante la ley moral. Porque ¿cómo ha de ser cosa indiferente en el orden moral, que aquí está representado por la justicia legal, el que los ciudadanos miren o no por el bien público, y el que los católicos no se interesen por el bien de la Religión, o que, como católicos y como ciudadanos juntamente, se desentiendan, como si en nada les tocasen, de los daños de la Iglesia y de la sociedad?”

Una vez que el autor ha puesto la cuestión en esos términos, rubrica su opinión apelando a la doctrina de reconocidos autores de teología moral. Así, refiere que sin entrar en los casos concretos, en que la obligación de emitir el voto puede ser mayor o menor, e incluso desaparecer por completo,

se puede asegurar con Ferreres que, «en general, los que tienen el derecho de sufragio, están obligados en conciencia a concurrir a las urnas»”.4

A su turno, apela a Villada, para quien

rara vez dejará de haber obligación de dar el sufragio en las elecciones, sobre todo municipales, porque rara vez dejará de haber una esperanza prudente de buen resultado”.5

La obligación del católico, no de involucrarse activamente en política, sino la de echar mano de la herramienta electoral en cuanto está a su disposición hacerlo, o, por ponerlo en otros términos, de no sumirse en consciente apatía, la encuentra refrendada en la enseñanza magisterial de León XIII, que en las encíclicas Sapientiae Christianae, y más explícitamente, en Immortale Dei, no sólo recomienda activamente su uso, sino también advierte sobre las consecuencias que podrían seguirse de no hacerlo.

En ese último documento, escribe León XIII que

el no querer tomar parte ninguna en las cosas públicas sería tan malo como no querer prestarse a nada que sea de utilidad común, tanto más cuanto los católicos, enseñados por la misma doctrina que profesan, están obligados a administrar las cosas con entereza y fidelidad. De lo contrario, si se están quietos y ociosos, fácilmente se apoderarán de los asuntos públicos personas cuya manera de pensar no ofrezca grandes esperanzas de saludable gobierno. Lo cual estaría, por otra parte, unido con no pequeño daño de la Religión cristiana, porque entonces podrían mucho los enemigos de la Iglesia y muy poco sus amigos”.

Ya hacia el final de su artículo, el Padre Minteguiaga desciende aún más al plano concreto, planteando la álgida y discutida cuestión: ¿es lícito votar a un candidato indigno cuando concurre con otro más indigno? Dejemos que sea él quien explique su opinión, recurriendo a una larga cita de su escrito.

La calificación de indigno se limita aquí al candidato hostil a la Religión, como lo es en más o menos grado el liberal en cuanto liberal; por otra parte, la necesidad de votar a un candidato indigno es clara y manifiesta en las uniones de católicos y liberales (...) El célebre caso se ventila en la suposición de que de todos modos ha de ser elegido uno de los dos candidatos indignos, y también se da por supuesto que no ha de haber mala intención en el elector católico, intención de que triunfe el candidato indigno, sino únicamente la intención manifiesta de rechazar y de evitar a toda costa la elección del candidato más hostil a la Religión.

“El reparo y dificultad que se ofrece aquí a la conciencia aparece de bulto y salta a la vista. Porque nunca es lícito hacer un mal para alcanzar un bien; y mal es, sin duda, aunque menor, elegir a un indigno, aunque sea menos indigno. Y esto es lo que hace vacilar y lo que retrae a muchos. Más por el lado opuesto de la licitud aparece y llama a si la atención un principio de prudencia, que, si bien se presta a graves abusos cuando se le aplica mal, es en sí razonable y aceptable aún en el fuero de la conciencia; y aun puede decirse que es una verdad de sentido común y de aplicación diaria en los usos de la vida. Es el principio de que de dos males necesarios, o sea cuando el uno o el otro es inevitable, se debe elegir el menor.

“«A la razón de la opinión contraria se puede responder, dice Villada, que el principio alegado (de que nunca es lícito hacer un mal para alcanzar un bien) es verdadero si se trata de elegir formalmente lo malo, lo cual nunca es lícito; pero no si se trata del mal material menor en concurrencia con otro mal mayor, lo cual es permitido, porque entonces lo menos malo es un bien formal relativo».6

“Por esto también cuando no se puede evitar el incendio de una casa, se destruye parte de ella para salvar lo restante, y en un naufragio se arrojan las mercaderías al mar para librar la nave, y, lo que más hace al caso, se deja el hombre cortar el brazo o la mano, lo cual de suyo no es lícito, para conservar la vida. En estos casos elegir lo menos malo es elegir lo bueno; es, a saber, la disminución de lo malo, y es mirar e intentar únicamente el bien en el mal que se tolera y se permite. El principio que establece que de dos males necesarios se debe elegir el menor, tiene su consagración en el derecho canónico.7

“Veamos ahora lo que sienten respetables moralistas modernos.

“Pregunta Gury-Ferreres, hablando de las elecciones populares, «si es lícito dar alguna vez el voto a un candidato menos indigno o también indigno»; y contesta con resolución de una manera afirmativa «si no hay esperanza, dice, de la elección de un candidato digno, y el indigno concurre únicamente con otro más indigno, porque entonces la elección de candidato menos malo tiene razón de bien».8 Y cita, entre otros, en su apoyo al Canónigo Penitenciario Berardi, quien, propuesto el caso, lo resuelve con la misma determinación, y cita a su vez, en su favor, a Aertnys y a Villada.9

“No es otra tampoco la mente de Lehmkühl: «Dar el sufragio, dice, a un candidato malo con la intención de que salga vencedor, siempre es un pecado grave; porque esto es dar formalmente el sufragio a un candidato malo. Pero dar el sufragio para que sea excluido otro candidato peor, no es pecado, sino que puede ser un bien, con tal que no se apruebe nada de malo en el candidato indigno, porque esto no es otra cosa que dar materialmente el sufragio al candidato malo».10

“Entre los autores que defienden la licitud nombra Villada al español Lugo, teólogo antiguo de gran autoridad. Es verdad que este moralista habla de las elecciones para los beneficios; pero la misma razón hay para aplicar la doctrina a las elecciones de que hablamos. Pregunta el Cardenal Lugo «si es lícito alguna vez elegir para los beneficios a una persona no digna» y contesta en los términos siguientes:

“«Nunca es lícito sino cuando no se encuentra una persona digna; porque entonces, para evitar un mal mayor, puede darse el beneficio al indigno, según lo enseñan, con otros, Lesio y Filiucio. Y es lo que se hace en las regiones septentrionales infestadas de la herejía, en donde, para evitar un mal mayor, y para que los beneficios no caigan en manos de herejes, se eligen a veces católicos poco dignos o indignos»”.11

La cuestión de conciencia, que es la principal para todo buen católico, parece –en opinión del Padre Minteguiaga‒ suficientemente aclarada. Adelantándose a las contrariedades que podrían provocar sus ideas, que avalan la sentencia de licitud del voto al candidato menos indigno sólo en el caso en que concurra junto a otro más indigno, pueden conjurarse explicando los fundamentos en que su parecer estriba y definiendo el estado de la cuestión en los términos en que él mismo la ha circunscrito.

  • 1. “Algo sobre las elecciones municipales”.
  • 2. Valga como ejemplo, entre nosotros, la sanción del “Código de Convivencia Urbana” para la Capital Federal, que autoriza y reglamenta el ejercicio de la prostitución.
  • 3. A diferencia de la ley argentina actual en que el voto es obligatorio.
  • 4. Ferreres, casus conscientiae, de IV praecepto decalogi, cas. 9º. Cfr. Berardi, Praxis confesarii, tract. IV, cap. II, punct. V.
  • 5. Casus conscientiae, t. I., cas. 6º, quaer. 2º.
  • 6. Casus conscientiae, t. 1, cas. 6º, quaer. 5º.
  • 7. Decreti prim. part., disp. 13. c. 1. Duo mala – Dice el título del capítulo: Minus malum de duobus eligendum est. Y continúa: Unde in Concilio Toletano, 8, c. 2, legitur: Duo mala, licet sint omnino cautissime praecavenda, tamen si periculi necesitas ex his unum perpetrare compulerit, id debemus resolvere quod minori nexu noscitur obligare.
  • 8. Casus conscientiae, de 4º praec. decal., cas. 9º.
  • 9. Praxis confesar., tract. IV, cap. II, punct. IV.
  • 10. Casus conscientiae, cas. 139.
  • 11. De Iust., disp. 35, sect. 1, nº 5.
"...es menester que los católicos eviten con todo cuidado tal peligro, y así, dejados a un lado los intereses de partido, trabajen con denuedo por la incolumidad de la religión y de la patria..." (San Pío X, fragmento citado en el texto).

En el número de diciembre de la aludida publicación, el Rvdo. Padre Villada redacta un artículo 1 a propósito del resultado de las elecciones producidas en noviembre de 1905, en el que además de analizar la suerte de los comicios, se adentra en la defensa de las ideas de su confratre, como más abajo se verá.

El autor de la nota revista la situación electoral, ocasión en la cual los católicos en algunos lugares han concurrido juntos a las urnas, mientras que en otros, particularmente allí donde sobresalen los enemigos de la fe, se han disputado los puestos elegibles proponiendo distintas candidaturas, y ello con desatención de los consejos dados por los obispos.

No fueron pocos los pastores que dejaron oír su voz mediante cartas e instrucciones, a fin de recordar a la feligresía la naturaleza e importancia de las obligaciones que de uno u otro modo debían arrostrar.

Así, el Cardenal Arzobispo de Toledo, en sus “Consejos al Clero y católicos” del 16 de octubre de ese año, apunta que

ante el riesgo que corren los fundamentos del orden, de la autoridad pública y de la sociedad, aconsejamos, y si estuviera en nuestras atribuciones, mandaríamos, a todos los sacerdotes y católicos de la archidiócesis, hábiles para emitir su voto, que acudan con valor y serenidad a depositarle en las urnas a favor de los ciudadanos que, además de elegibles, sean honrados, creyentes y de notoria capacidad para la provechosa administración municipal. Empero para que esa labor tenga éxito feliz, conviene que se ejecute con orden, disciplina y prudencia. Desde luego está indicada la necesidad de (…) presentar candidatos propios, y si no fuere posible la elección deseada de ellos, entrar en inteligencia con las autoridades respectivas, con la mira de sacar el bien que se pueda; no perdiendo de vista la regla teológica de que algunas veces es lícito, por salvar el todo, tolerar la pérdida de una parte, y por librar de naufragio seguro la nave y su tripulación, el tolerar sean arrojadas al mar las mercancías en la medida que dicte la necesidad y la prudencia”.

Los consejos del Cardenal Primado tuvieron eco en el resto del episcopado español. Así, los hacen suyos los prelados de Zaragoza,2 León,3 Teruel,4 Jaca.5 De su parte, el Obispo de Tortota publica una “Instrucción Pastoral” el 31 de octubre de 1905, en que se explaya como sigue:

Vengamos ahora al terreno práctico. ¿Y a quién hemos de dar el voto en las elecciones, a las que se nos dice que concurramos? De desear es que en todas las poblaciones, donde sea posible, se presente candidatura netamente católica, y donde esta se presente, vótenla los católicos que estimen serlo.

“Donde no haya candidatura netamente católica, y se presente solamente candidatura llamada liberal, absténganse los católicos de votarla.

“Pero Donde se presenten dos candidaturas llamadas liberales, una compuesta de elementos que se llaman católicos y otra formada de elementos anticlericales conocidos por su odio a la Iglesia y menosprecio de sus enseñanzas, los católicos voten la primera para impedir el triunfo de los anticlericales, o sea anticatólicos.

“No les detenga el escrúpulo de contribuir en este caso al triunfo de la primera, porque no les votan para significar que aprueban sus principios o que no les importan para el gobierno de los pueblos, sino para impedir el triunfo de enemigos que hacen alarde de no creer y de combatir a la Iglesia y a sus ministros. En este caso no se hace un mal, sino que se hace relativamente un bien, por cuanto se impide un mal evidentemente mayor. Esta es doctrina sostenida por autores recomendables por su ciencia y sanas ideas”.

Estos testimonios de los obispos corroboran el pensamiento del Padre Minteguiaga que, según se adelantó, parece haber sido objeto de interpretación incorrecta, y hasta de impugnación por parte de cierta prensa católica. De allí que el Padre Villada encare su defensa, articulándola mediante respuestas particulares a las objeciones que ha levantado.

Antes que nada, el redactor no cree advertir –como algunos parecen ver‒ un cambio teórico o práctico en la posición asumida por el Padre Minteguiaga y traducida en la obra “Casus conscientiae de liberalismo”. No favorece el liberalismo en ninguno de sus grados –afirma‒ y a lo más constituye una ampliación del caso allí resuelto.

Éste, aún lamentando los estragos que se deparan para España a consecuencia de la revolución mansa, hace presente a los católicos que entre los medios disponibles para combatir esa revolución e impedir su desarrollo, está el voto al menos malo cuando ese medio es necesario para impedir aquél desarrollo, lo cual no es favorecer un mal sino impedir su crecimiento.

Nadie ha contestado al Padre Minteguiaga en punto a la necesidad de que los católicos vayan a las urnas y que deben hacer todo esfuerzo posible para presentar candidaturas de frente cerrado; pero lo que parece haber causado escozor a muchos es que no se imponga a los católicos el renunciar al partido a que pertenecen para unirse a otro del cual están apartados, sino que se les consienta permanecer cada cual en el suyo, con tal que todos cooperen leal y eficazmente para obtener el bien que con la unión se proponen, posición que encuentra apoyo en la carta de León XIII “Cum multa”, de donde extrae el siguiente párrafo:

En una cosa deben convenir los fautores de los partidos opuestos, aunque en otras discuerden, conviene a saber: que la Religión católica es menester que en medio de los progresos de las civilizaciones se conserve incólume. Y para lograr este noble y necesario propósito deben todos los que se precian del título de católicos, unidos en estrecha alianza, aplicarse diligentemente, haciendo callar entre tanto las diversas opiniones en los asuntos políticos, las cuales, sin embargo, pueden honesta y legítimamente en su tiempo y lugar defender. Porque esta clase de aficiones, con tal que no repugnen a la Religión o a la justicia, la Iglesia de ninguna manera las condena, sino que, apartada de todo estruendo de disputas, sigue adelante, empleando su trabajo en provecho común, y amando con amor de madre a todos los hombres, sin excepción, pero señaladamente a aquellos en quienes aparece fe y piedad más aventajada”.

Tras haber establecido esto, el Padre Villada pasa a glosar los diversos reparos ofrecidos a las ideas del Padre Minteguiaga, para cuya fiel exposición se relacionarán del modo en que lo son en su propio trabajo.

Veamos ahora las cosas que algunos han notado respecto del mal menor:

“1. La llamada «teoría del mal menor», dicen algunos, siempre y de todas maneras es falsa, por contradecir la enseñanza del Gran Apóstol. Esta afirmación dista mucho de ser verdad. La teoría del mal menor es corriente entre los teólogos y ninguno de ellos, sin embargo, se atreve a contradecir la enseñanza de San Pablo; señal evidente de que esos teólogos no la juzgan contraria al Apóstol. En las célebres palabras et non faciamus mala ut veniant bona (no hagamos el mal para que se reporten bienes), habla el santo Apóstol, como en otra parte observamos,6 del mal moral o pecado, que jamás puede uno cometer aun para obtener el mayor bien posible.

“2. La teoría lícita del mal menor no tiene aplicación, sino sólo cuando hay necesidad absoluta u obligación de optar entre dos males; por eso es lícita la amputación del brazo para conservar la vida. También esto es falso. Siempre es lícito dejarse amputar el brazo para conservar la vida, y no siempre, y de suyo nunca, según los teólogos, es obligatorio hacerlo así; porque no hay obligación de conservar, o mejor, de alargar la vida por medios extraordinarios, como el de dicha amputación; véase, v. gr., San Alfonso, l. 3, nº 372, y Gury, I, I, nº 391.

“3. Al menos, aplicada la teoría al mal moral, es inadmisible; porque elegir de dos males morales o dos pecados uno, ya es pecar; y esto es lo que se verifica en la elección del candidato menos malo, que, al fin, es malo. Aquí está el nudo de la cuestión y aquí parece que se confunden dos cosas muy distintas. Una es hacer formalmente el mal moral, o sea cometer el pecado, y otra permitir materialmente que otro le cometa o dar ocasión a que otro peque abusando de ella. Lo primero nunca es lícito; lo segundo puede serlo, como admiten comúnmente los teólogos, si se hace para obtener un gran bien, y por supuesto, sin mala intención y evitando debidamente el escándalo que hubiere. Pues esto es precisamente lo que ocurre en la elección del menos indigno: con ella se le da el oficio, que es como un arma u ocasión de que se teme abusará por su malicia en daño de la sociedad; pero se le da con causa suficiente, es decir, por evitar el mal mayor que vendría de no votarle. Y nótese bien que la malicia de la elección del indigno, cuando la hay, consiste en esto, en dar tal ocasión sin causa suficiente (…) De ese modo explica también el P. Vermeersch la malicia material u objetiva de la elección del indigno, cuando sostiene 7 que «es una cooperación, mediate participantis, bastante parecida a la del vendedor que entrega armas al que prevé que va a abusar de ellas. Puede, por consiguiente, excusarse por causa proporcionada esta cooperación». Así excusan comúnmente los moralistas al que, necesitando dinero y no hallando quien se lo preste, lo pide a un usurero, poniéndole en ocasión de pecar exigiendo interés injusto. Pues en esta ocasión de abusar de su oficio pone por su parte al concejal o al diputado quien le da su voto para tal oficio. Hacerlo sin causa, o pretendiendo el daño que se teme o con escándalo moral, es pecado; hacerlo para obtener un bien relativo proporcionado, como es evitar un daño mucho mayor que haría el más indigno, es cosa lícita.

“Por lo demás, parece oportuno advertir que los autores de Teología Moral que han tratado, después de la publicación de Casus conscientiae de liberalismo (1884) este punto determinado de las elecciones a cargos públicos civiles, sean administrativas, sean políticas, todos, sin excepción que yo sepa, le han resuelto del mismo modo que en Casus, a favor de la licitud del sufragio. Además de Lehmkühl, March, Berardi, Ojetti, Aertnys, Gènicot, Palmieri, etc., citados y seguidos por Il Monitore (Ecclesiastico di Roma), enseña lo mismo Bulot en su Compendio de Teología Moral que acaba de publicarse, Ferreres, Busquet, Noldin, Delama, Muller.

“4. Pero al fin, votando al liberal menos malo se fomenta el liberalismo, como echando menos fuego se fomenta el incendio. En rigor, lo que se hace es estorbar se ponga fuego como de veinte con permitir que se ponga tal vez fuego como de dos; lo que no es fomentar, sino amortiguar el fuego; y tanto podrá amortiguarse, que luego sea fácil apagarlo. Y aquí ocurre preguntar: ¿Quién muestra más horror al incendio del liberalismo, el que, mientras no puede apagarle, se esté quedo en su casa, sin hacer nada más que lamentarse y gemir? «Separándose del liberalismo, se dice, negándole toda cooperación, golpeándole y abriendo brechas en sus muros, es como él se desplomará y se concluirá el incendio y la gangrena». Bien; pero ¿cómo se le golpea y abre brecha en él? Porque eso de separarse de él y de negarle toda cooperación formal, no poniendo la meramente material sino cuando le perjudica y evita su desarrollo, eso lo hacen ya todos los buenos católicos. ¿Por qué no golpearle también con la emisión del voto, sobre todo cuando vemos en la práctica a dónde nos conduce la apatía y el retraimiento?

En España, como en todas partes, donde ha habido valientes, se ha hecho guerra al enemigo con todos los medios lícitos, usando contra él las armas propias, primero, y en caso de necesidad las ajenas, aunque sean de un enemigo parcial, contra el enemigo común. Esto no es favorecer el enemigo, es servirse de él”.

Ya hacia el final de su artículo, el Padre Villada invoca a su favor los consejos dados por San Pío X a propósito de las elecciones italianas:

Los individuos particulares –dice– de los partidos políticos podrán ser peores unos que otros, y a veces quizá alguien perteneciente a un partido más avanzado podrá ser menos malo que otro perteneciente a un partido más conservador; pero siempre será de suyo menos malo o más tolerable el que en su programa de gobierno se muestra menos perseguidor de la Iglesia. Esta misma doctrina ha sido últimamente aprobada por Pío X en las elecciones italianas, permitiendo que muchos católicos votasen a diputados más o menos liberales y, por consiguiente, más o menos enemigos de la Iglesia y de los derechos del Papa, a fin de impedir el triunfo de los socialistas y anárquicos que en tales distritos se presentaban. Con razón, por consiguiente, muchos obispos españoles han excitado a los católicos de sus diócesis, según hemos indicado antes, para que amoldasen su conducta en las últimas elecciones administrativas a esta doctrina.

“Y bien considerada –continúa‒ es en sí tan razonable y tan conforme al sentido común cristiano, que hasta varias publicaciones católicas contrarias al artículo de Razón y Fe se ven obligadas a confesar: una de ellas, que el principio en que la doctrina se apoya es verdadero, por más que su aplicación en esta tierra de laudable tenacidad y santa intransigencia contra herejes, moros y turcos, sea punto delicadísimo; otra, que tal doctrina es lícita en las elecciones administrativas, y que en algún caso raro para las políticas; lo cual no vemos cómo puede explicarse en buena lógica, puesto que la malicia moral de la elección de un indigno en ambas clases de elecciones es específicamente la misma, dado que consiste en conferir por un voto un cargo público del que se teme abuse el elegido como arma para hacer daño; otra, en fin, parece contentarse con que, admitido el principio, no se aplique sistemáticamente siempre y en todo caso”.

Por fin, remata su escrito con dos observaciones:

1ª, que al exponer esta doctrina y al aplicarla como la aplicamos, no es nuestro pensamiento imponerla a nadie, para lo cual ninguna autoridad tenemos; declaramos, sin embargo, que la razón intrínseca aducida a favor de la licitud parece cierta, según los principios de la moral en materia de cooperación, y que no vemos cómo se pueda en conciencia obligar a no votar en el caso de que se trata; 2ª, que en el apreciar a cada caso cuál es mayor mal o bien relativo no siempre es fácil y, por consiguiente, así los electores como también los jefes de partido, y éstos quizá más que los primeros, deben consultar en caso de duda a personas doctas y piadosas y, a poder ser, de autoridad en la Iglesia que, bien informadas del caso en las diversas combinaciones lícitas que pueden ocurrir, sin pasión política y guiadas por el amor sincero del amor y más sólido bien de la Religión y de la Patria, serán las mejor dispuestas para formar y emitir un juicio prudente”.

El tema de marras tiene que haber causado una amplia agitación en el medio eclesiástico y periodístico católico, por lo mismo que, sea que el Obispo de Madrid haya recurrido a la Santa Sede, sea que ésta haya actuado de motu proprio, el Papa San Pío X juzgó oportuno intervenir en el problema dejando oír su voz oficial mediante una carta dirigida a ese prelado, cuyos extremos son los siguientes:

Al venerable hermano Victoriano, Obispo de Madrid, Arzobispo de Valencia preconizado. Madrid.

“Pío Pp. X.

“Venerable Hermano, salud y bendición Apostólica: Ha llegado a nuestro conocimiento que entre los católicos de España se han originado ciertas disputas, que han exacerbado no poco en estos últimos meses las antiguas discordias de partido. Se ha tomado de propósito ocasión para tales disputas de dos artículos publicados en la revista Razón y Fe, acerca del deber de los católicos de concurrir a los comicios para elegir a los que han de administrar la cosa pública, y acerca de la norma que ha de seguirse para escoger entre los candidatos cuando hay competencia.

“Por nuestra parte, hemos querido fuesen examinados los dos referidos artículos, y nada hay en ellos que no sea enseñado actualmente por la mayor parte de los Doctores de Moral, sin que la Iglesia lo repruebe ni lo contradiga. No existe, pues, razón para que los ánimos de tal modo se enardezcan: por lo cual, deseamos y queremos que cesen por completo las disensiones surgidas y demasiado fomentadas por largo tiempo. Esto ciertamente tanto más lo deseamos, cuanto que, si alguna vez, ahora más que nunca es necesaria la mayor concordia de los católicos.

“Tengan todos presente que, ante el peligro de la religión o del bien público, a nadie es lícito permanecer ocioso. Ahora bien, los que se esfuerzan por destruir la religión o la sociedad, ponen la mira principalmente en apoderarse, si les fuere dado, de la administración pública y en ser nombrados para los cuerpos legislativos. Por tanto, es menester que los católicos eviten con todo cuidado tal peligro, y así, dejados a un lado los intereses de partido, trabajen con denuedo por la incolumidad de la religión y de la patria, procurando con empeño sobre todo, esto; a saber: que tanto a las asambleas administrativas como a las políticas o del reino vayan aquellos que, consideradas las condiciones de cada elección y las circunstancias de los tiempos y de los lugares, según rectamente se resuelve en los artículos de la citada revista, parezca que han de mirar mejor por los intereses de la religión y de la patria en el ejercicio de su cargo público.

“Estas cosas, Venerable Hermano, deseamos que tu y los demás Obispos de España aviséis y persuadáis al pueblo, y que reprimáis en adelante con prudencia tales disputas entre los católicos.

“En prenda de los divinos dones y en testimonio de nuestra benevolencia damos a todos con sumo afecto la Apostólica bendición.

“Dado en Roma, en San Pedro, el día 20 de febrero, año 1906, tercero de nuestro Pontificado. Pío Papa X”.

  • 1. “De elecciones”.
  • 2. Boletín eclesiástico, 22 de octubre de 1905.
  • 3. Idem, 26 de octubre de 1905.
  • 4. Idem, 30 de octubre de 1905.
  • 5. Idem, 31 de octubre de 1905.
  • 6. Casus conscientiae, tomo II, “De consectariis liberalismi”, nº 4 (nota 3), a.
  • 7. Quaestiones de iustitia, nº 91.