El seminario a puertas abiertas: Conozca la vida de nuestras casas de formación

Junio 13, 2019
Origen: Distrito América del Sur

¿Cómo se desarrolla la vida religiosa en los seminarios de la FSSPX? ¿Qué se hace cada día durante los seis años de formación en nuestras casas religiosas? Conozca internamente el Seminario de La Reja, Buenos Aires, Argentina.

Seminario Nuestra Señora Corredentora

Ubicado a 40 km de la Basílica de la Virgen de Luján se alza en La Reja, localidad de Moreno, nuestro Seminario, con un estilo colonial sobriamente adornado. Si usted entra por el arco blanco podrá disfrutar de un bello camino de casuarinas indicándole la senda. Si nos visita bien temprano no faltará la ocasión de ver a un Hermano, llevando las vacas al campo, y estirando la mano para saludarlo.

El Seminario                  

Junto al Seminario se emplaza la Iglesia dedicada a Nuestra Madre Inmaculada. Su construcción y consagración data del año 2001 y, al igual que usted, mucha gente se sorprende de la madurez de su estilo. Podemos ver que el seminario tiene apariencia de una construcción más moderna que la Iglesia; sin embargo, fue edificado en el año 1984, gracias a muchos sudores y esfuerzos de sacerdotes, seminaristas y fieles. En su interior, dos claustros le dan al Seminario un aspecto monacal que automáticamente lleva al silencio y a la oración. El claustro central parece amurallado con arcos de medio punto, y así limita en sus puntos cardinales: la biblioteca, las aulas, la cocina y la puerta de clausura que lleva a las habitaciones. Lo más común que pueda pasar en un claustro es no ubicarse y dar vueltas hasta comprender que uno se siente mirado como si las paredes tuvieran ojos; pero no se preocupe, eso es normal en los que recién llegan; por eso queremos adelantarle este pequeño artículo.

¿Cómo es un día en el Seminario?

Ésta es una pregunta con mucha demanda, puesto que un hombre en el mundo sabe que para ser sacerdote o religioso no se puede vivir como vive el mundo. Quizás le sorprenda la sencillez de vida y la tenacidad en el obrar.

A las 06:00hs de la mañana se da el primer repique de campana, que levanta la comunidad despertando los rostros y las almas. Una vez listos nos dirigimos a la iglesia para rezar el oficio de Prima. Luego sigue una pequeña meditación, para la cual uno puede ayudarse de una lectura; finalizando con la Santa Misa, a las 08:00hs.

Antes de las clases un buen desayuno vigoriza los ánimos. Las clases se renuevan cada 40 minutos hasta las 12:00, separadas por recreos. Mientras los Seminaristas reciben clases, los Hermanos realizan su trabajo particular y garantizan a la comunidad una ayuda material y espiritual.

La mañana concluye con el oficio de Sexta y el almuerzo a las 12:30hs. Exceptuando sábados y domingos, todos los días de la semana tendremos este mismo horario por la mañana. Desde aquí ya se puede empezar a ver que lo que da vida al seminario es el espíritu sobrenatural con que se hacen las cosas.

Al almuerzo le sigue una recreación hasta las 14:00, para distenderse y salir a caminar por el parque, tomar sol y prepararse para lo que queda del día. Si es miércoles, los seminaristas se preparan para una tarde de deporte y distracción, y no es casualidad que este día sea tan ansiado por la comunidad.

Hay un pequeño horario de siesta para quien necesite descansar, y a las 14:30 se retoman clases o trabajos. Los que deseen tomar la merienda la mesa está servida a las 16:00. Se verá como en cuestión de minutos lo que existía sobre la mesa se transparenta en la sonrisa de cada seminarista.

Es muy común que luego de la merienda se haga una visita al Santísimo y aprovechar su compañía en nuestra casa. En este horario de 16:30 a 18:00 se puede hacer una lectura piadosa, visitar la biblioteca u organizar algún que otro deber de estado.

Aquí las semanas parecen días y los días son horas que parecen no tener minutos ni medida de tiempo, porque lo mismo que usted puede leer este texto en cuestión de minutos, de la misma manera se pasa la vida sin que nos demos cuenta.

Uno de los momentos característicos de la tarde es cuando se pasea por el claustro y se escuchan los ensayos del canto gregoriano o de polifonía, que van de 18:00 a 18:30hs.

Todos los días excepto miércoles y domingos hay conferencias espirituales a las 18:30 donde se tocan temas que aprovechan al alma y a la inteligencia. El temario es muy amplio, y en ese momento el Padre Rector aprovecha para comentar alguna que otra novedad destacable, si es conveniente.

A las 19:00 suena una vez más la campana y nos dirigimos a la Iglesia a rezar el Santo Rosario. Una vez finalizado, tenemos la cena, preparada por algún Hermano y, lo mismo que en el almuerzo, se escucha alguna lectura interesante que capta la atención y muchas veces es motivo de conversaciones edificantes.

Luego de la cena y un pequeño espacio de tiempo libre, se canta el oficio de Completas a las 20:40; éste es otro de los momentos que ponemos nuestra alma en manos del Señor, para que custodie nuestra casa con su ángel guardián mientras el mundo duerme, y las luces se apagan. Hasta las 22:00 hay tiempo de recostarse, pasadas las diez de la noche todos descansan hasta el día siguiente.

Actividades y trabajos

El Seminario crea un marco en el que el seminarista o el hermano progresan en su vida espiritual y, llamémosle así, en su vida humana y su relación con el prójimo. Es legítimo que se encuentren contrariedades y dificultades, pero lejos de desanimar, muchas veces son causa de fortalecimiento de la vocación y crecimiento en la virtud. Por eso la estructura que la regla da al Seminario hace que el postulante al sacerdocio pueda desarrollarse con total naturalidad en todas las actividades: paseos, salidas, apostolado, música, deporte, trabajos y estudios.

Gracias a la gran extensión de campo, el seminario cuenta con un ganado vacuno, gallinas, caballos, huerta, trabajos de apicultura, y mucho más.  Estas actividades llenan de entusiasmo a quienes les son encargadas y, además de brindar una gran ayuda a la institución, son medios de santificación. También se realizan trabajos de oficina, sacristía, biblioteca y mantenimiento de la casa, como por ejemplo, arreglo de electrodomésticos, pequeños trabajos de albañilería y limpieza.

"Ad maiorem Dei gloriam"

Como dijimos más arriba, el espíritu sobrenatural con que se hacen las cosas es algo muy importante, porque aquí no se trabaja si no para la gloria de Dios y la salvación de las almas. Por eso esta obra de los Seminarios de la Fraternidad es una obra de la Iglesia, realizada a través de nuestra Fraternidad.

El reglamento del seminario se inspira en el Derecho Canónico, que expresa el espíritu en que la Iglesia desea formar a sus sacerdotes. Este espíritu es el de Nuestro Señor mismo, que se ha transmitido y expresado a lo largo de los siglos en la Tradición, en las decretales de los Papas, en las declaraciones conciliares y en los cánones de la Iglesia. 1

  • 1. Reglamento del Seminario
Algunas fotos de la vida diaria en el Seminario